Desde los albores de nuestra especie, el ser humano ha elegido como quiere comunicarse. A lo largo de la historia, hemos contado historias, cantado, orado y buscado que esa comunicación perdure en el tiempo.  El hombre evolucionó con su escritura para poder perpetuar esos mensajes a la posteridad.  A partir de el Siglo XIV, el ser humano apoyado en la mecánica y en técnicas aplicadas a formular un concepto nuevo: Tipografía.  Desde ese momento en adelante el Hombre recurre a la tipografía para plasmar mensajes, contar su historia, plasmar ideas, entretenerse o incluso digitalizar pensamientos acompañado por este concepto que evolución a partir de Gutemberg hasta nuestros dias.